La idea de ser de otra sustancia


Hoy, después de millones de años,
la montaña está fuera del tiempo, y no sabe
cómo es nuestra vida ni cómo acaba.
-José Watanabe

¿Hay posibilidad de cambio? Aunque la incertidumbre paraliza, dado que no sabemos cuál será la ruta a seguir, la detención del planeta por la crisis sanitaria conduce a reflexionar acerca del mundo en el que vivíamos. Los primeros cambios se han dado en la naturaleza. Más allá de las fake news, hemos sido testigos del retorno de ciertas especies migratorias a sus espacios naturales debido a la ausencia humana. El paisaje ha mutado. Se hace inevitable pensar qué sucederá cuando todos salgamos del confinamiento; porque queda claro que algo hemos hecho mal.

Si bien el paisaje se concibe como todo lo que nos rodea, generalmente se lo ha vinculado al espacio natural. Así da cuenta la historia del arte y su tradición del paisaje, desde la pintura tradicional china hasta artistas como Constable, Turner, Corot, entre otros. Pero ¿cómo concebir el paisaje desde el confinamiento?

Viendo reducidas las posibilidades de acceder a materiales y soportes con los cuales trabajar ––dado el contexto de emergencia actual–– Allison Valladolid se propuso explorar formas de producir y recurrió al supermercado en busca de soportes para plasmar sus pinturas. El resultado es una serie de siete obras realizadas en acrílico sobre bolsas de plástico biodegradable, donde el paisaje es protagónico.

En la obra de Valladolid, el paisaje emerge en la pintura como sombra, denotando los elementos que lo integran. Por un lado, trasciende la concepción del paisaje como un todo panorámico para abordarlo desde su descomposición, pues lo que se propone la artista es un estudio iconográfico del paisaje desde los elementos que lo conforman: montaña, sol, mar, cielo, nubes y vegetación. Así, combina dichos elementos de la naturaleza y los plasma sobre un soporte no tradicional. La elección de este soporte no es gratuita, hay un gesto de propiciar el diálogo entre el concepto (paisaje) y el material (bolsa de plástico biodegradable) que deviene en una poética de lo efímero. Por otro lado, al hacer del paisaje sombra, Valladolid advierte que aquello que observamos no es más que una proyección.

La idea de ser de otra sustancia es una provocación ––acaso un anhelo–– a proyectar y pensar en la transformación y adaptación del paisaje y, por qué no, de la humanidad.

Luisa Fernanda Lindo
La idea de ser de otra sustancia (II) / 50.2 x 74.9 cm / Acrílico sobre plástico biodegradable / 2020

Mark

︎ AHORA ︎ “La idea de ser de otra sustancia” en “Cultura desde casa” ︎ https://www.descubrelima.pe/cultura-desde-casa_/suero/